Acuerdo de Paz Social

La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó el pasado 18 de noviembre junto a los gobernadores de las provincias petroleras, representantes de los sindicatos del sector de todo el país y funcionarios de empresas hidrocarburíferas un histórico acuerdo social, que tiene como propósito lograr que las relaciones laborales en el área se desarrollen en un marco de paz social y ausencia de conflictos.

Para ello, se creó una "Mesa Nacional de Diálogo de la Industria Hidrocarburífera", que tuvo su primer encuentro el pasado 15 de diciembre en el Ministerio de Planificación Federal, Inversión y Servicios, oportunidad en la que se llevó adelante el "seguimiento de los compromisos asumidos" en el marco del acuerdo, según se indica en el documento firmado.

La mesa cuenta con una "Secretaría General y Permanente", integrada por representantes del gobierno nacional, de los gobiernos provinciales firmantes, delegados de los sindicatos y funcionarios de las empresas operadoras que participaron del acuerdo.

El acto de presentación se desarrolló en el salón Mujeres Argentinas del Bicentenario, en la Casa Rosada, y contó con la asistencia de importantes personalidades de la región, como nuestro Secretario General, Compañero Guillermo Pereyra; los gobernadores de Neuquén y Río Negro, Jorge Sapag y Miguel Saiz, respectivamente; el vicegobernador de La Pampa, Luis Alberto Campo, y el titular del Sindicato del Personal Jerárquico del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Manuel Arévalo.

A través de este pacto, las partes vinculantes rechazan especialmente el corte de ruta y los bloqueos como metodología de reclamo, con el propósito de no obstruir el desarrollo económico del país y la recuperación de la actividad hidrocarburífera.

Los detalles del acuerdo

El convenio firmado presenta diez puntos. En dos de ellos se hace referencia a la conformación de la mesa de diálogo, y en los restantes se establecen objetivos comunes para el sector. El propósito central es "instrumentar herramientas que permitan evitar o resolver las cuestiones controversiales que puedan suscitarse, en especial las referentes al encuadramiento gremial de trabajadores, incumplimiento o cumplimiento deficiente de los acuerdos vigentes y a la problemática de los distintos esquemas de contratación de trabajadores en la industria", según se establece en el acuerdo.

A su vez, se deja en claro que "resulta imprescindible que las relaciones laborales se desarrollen en un marco de paz social y de ausencia de conflictos que interrumpan el normal desenvolvimiento de la actividad". Por este motivo, "las partes ratifican su rechazo al corte de rutas o bloqueo de acceso de los lugares de trabajo como metodología de protesta, habida cuenta de las graves consecuencias que esto significa para toda la sociedad y muy especialmente para las economías regionales".

En el mismo sentido, se indica que el objetivo de la mesa de diálogo es lograr "resolver de manera pacífica las controversias", teniendo en cuenta que cualquier actividad económica, productiva o laboral incluye conflictos ocasionados por los distintos intereses que coexisten en ella.

El acuerdo también expresa que los diferentes actores deberán buscar "fórmulas que apuntalen el equilibrio económico de la actividad con especial atención a la situación particular del sector en cada una de las distintas regiones, sus economías y los intereses nacionales".

En referencia al estado actual de la actividad, expresa que "es de interés común el mantenimiento de adecuados niveles de producción de hidrocarburos y sus derivados y el mantenimiento y recuperación de las reservas en las distintas regiones del país".

Por último, hay que destacar que se dedican dos párrafos a temáticas relacionadas con la capacitación laboral, expresando la necesidad de fortalecer "la cultura del trabajo" y estableciendo que se encontrarán en "el desarrollo personal y la capacitación las herramientas que permitirán la reinserción laboral". Con este propósito, "el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social conducirá programas de capacitación de trabajadores de la actividad con el objetivo del desarrollo de diversas aptitudes técnicas y prácticas", requiriendo para ello la colaboración de los gobiernos provinciales y de los gremios "en su diseño y puesta en práctica".

Un salto cualitativo

En su discurso, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner resaltó que el acuerdo "no es solamente importante por el texto firmado, sino por la representación política, sindical y empresarial que se ha concretado. Podemos decir que no faltó nadie, que todos los sectores y actores están incluidos". De esta manera, el convenio implica "responsabilidad, madurez y seriedad en cuanto a las relaciones laborales, económicas y políticas en nuestro país, en este caso específicamente en el sector hidrocarburífero, pero en el marco de un esquema que esperamos poder repetir con otros sectores de la industria nacional", señaló, para luego agregar que "ahora el gran desafío es que esto se cumpla".

Además, la mandataria destacó que "desde 2003 a la fecha hemos dado un salto cualitativo en temáticas laborales y en la situación de los trabajadores, de las empresas y del país en general. Tenemos que seguir ayudando, cada uno desde nuestro lugar, a profundizar ese clima de crecimiento".

Por último, la titular del ejecutivo nacional aclaró que el acuerdo firmado "no significa que uno no tenga derecho a reclamar, ni que los conflictos deban ocultarse o negarse. Sin embargo, tampoco es bueno potenciarlos a través de actitudes y conductas que tomen de rehén al conjunto de la sociedad, porque somos más de 40 millones de argentinos que tenemos los mismos derechos y que queremos seguir en este camino de crecimiento económico y social".

Compromiso con la paz social

No cabe duda que el grupo de compañeros y delegados que representó a nuestro sindicato fue el más numeroso, y que el compañero Guillermo Pereyra fue el dirigente sindical más aplaudido durante la firma del acuerdo. El tradicional grito de "pe-tro-leros carajo" se hizo escuchar con toda su fuerza en la propia Casa Rosada.

Durante la concreción de este histórico acto en Buenos Aires, Pereyra destacó que "hacer medidas de fuerza no significa ir a paro, esa actitud de algunos sectores es lo que quiebra la paz social". En consecuencia, nuestro Secretario General ratificó su compromiso de preservar la paz social y sostener los niveles de producción.

En el mismo sentido, Pereyra agregó que "venimos a reafirmar el compromiso de mantenimiento de la paz social que hicimos en 2008. Desde el sindicato cumplimos con creces, ya que ni en Neuquén, ni en Río Negro, ni en La Pampa hemos tenido conflictos que pudieran desequilibrar la estructura social y económica de las provincias. Cuando los tuvimos supimos contenerlos y, mediante el diálogo y la puesta en marcha de acuerdos sectoriales, logramos resolver las diferencias".

Dejando en claro la postura de la organización sindical, también indicó que "los conflictos llevados al extremo terminan perjudicando a las economías regionales y a los mismos trabajadores. Es por ello que deben resolverse con las herramientas legales correspondientes, las cuales están claramente estipuladas en el artículo 27 bis del Convenio Colectivo de Trabajo. En él se establece que las partes deben reunirse con la mediación del Ministerio de Trabajo para resolver las diferencias".

El compañero Pereyra opinó que "este acuerdo es un paso muy importante para el sector, porque permite debatir en una mesa en común las distintas propuestas, profundizando aquellas políticas que tiendan hacia el desarrollo y el crecimiento de una actividad fundamental para la Argentina como la hidrocarburífera". Recordó que su gremio ha conseguido conquistas importantes sin recurrir a cortes de rutas ni otras acciones en perjuicio de los vecinos, dado que "apostamos permanentemente al acuerdo".

Por último anticipó que en la primera reunión de la Mesa del Diálogo su sindicato planteará el reclamo de un compromiso de inversiones en exploración de las empresas petroleras, "porque es necesario garantizar los puestos de trabajo frente a una producción que está en caída" y aseguró que "el sindicato acompaña permanentemente a los trabajadores. Estamos al lado de ellos, haciendo obras".

Todos los sectores

Puede decirse que han participado de este acuerdo social prácticamente todos los actores ligados al mundo del petróleo y el gas, tanto desde el sector estatal como sindical y empresarial. El acuerdo también contó con las firmas de los ministros nacionales del Interior, Florencio Randazzo; de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido; de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Carlos Tomada; y de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Julio Alak.

Al mismo tiempo, firmaron el compromiso los gobernadores Jorge Sapag (Neuquén), Miguel Ángel Saiz (Río Negro), Mario Das Neves (Chubut), Gildo Insfran (Formosa), Juan Manuel Urtubey (Salta) y Daniel Peralta (Santa Cruz), junto al vicegobernador de La Pampa, Luis Alberto Campo y representantes de los gobiernos de Mendoza, San Juan y Tierra del Fuego. Además, tuvo los aportes de los intendentes de Caleta Olivia, Comodoro Rivadavia y Pico Truncado.

Desde el sector sindical, el convenio fue suscripto por representantes de la Federación Argentina Sindical de Petróleo, Gas Privado y Biocombustibles; dirigentes de los sindicatos de petróleo y gas privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, de Chubut, de Santa Cruz, de Cuyo, de Salta y Jujuy, de Bahía Blanca y de Tierra del Fuego, y delegados de los sindicatos de personal jerárquico y profesional de la Patagonia Austral, de Cuyo y La Rioja, como así también de Río Negro, Neuquén y La Pampa. En representación de las empresas rubricaron el texto directivos de Americas Petrogas Argentina, Apache, Central International Corporation y CRI Holding, Gran Tierra Energy, Medanito, Chevron, ENAP Sipetrol, Occidental, Pan American Energy, Petrobras, Petrolera Entre Lomas, Petróleos Sudamericanos, Petroquímica Comodoro Rivadavia, Pluspetrol, Roch, Tecpetrol, Total Austral, Wintershall e YPF. Las figuras empresariales más representativas que estuvieron presentes fueron el vicepresidente Ejecutivo de YPF, Sebastián Eskenazi; y el presidente de Pan American Energy, Carlos Bulgheroni.

OSPEPRI: La obra social del Sindicato
Contacto
Contacte con el Sindicato

Si tiene alguna pregunta, desea hacernos una sugerencia o realizar cualquier petición, no dude en contactar con el sindicato.

Fuerza Petrolera
Fuerza Petrolera, la revista del Sindicato

Descargue en formato PDF Fuerza Petrolera, la revista gratuita del Sindicato.

Guillermo Pereyra presentó a…

  • Guillermo Pereyra presentó a los candidatos que lo acompañarán en las internas del MPN
  • Guillermo Pereyra presentó a los candidatos que lo acompañarán en las internas del MPN
  • Guillermo Pereyra presentó a los candidatos que lo acompañarán en las internas del MPN
  • Guillermo Pereyra presentó a los candidatos que lo acompañarán en las internas del MPN
  • Guillermo Pereyra presentó a los candidatos que lo acompañarán en las internas del MPN