Hace casi un año ya, durante los últimos días de enero, se concretaba el milagro para la familia de Bianca Quiroga Peyrano. La pequeña de cuatro años era sometida a una cirugía de alto riesgo en Estados Unidos que le abría la esperanza de llevar adelante una vida normal como tantos otros chicos en la provincia. El viernes se reunió con el senador Guillermo Pereyra, quien ayudó a la familia para que pudieran juntar el dinero que les faltaba para realizar el tratamiento.

Fueron varios días de cirugías y recuperación en el Boston Children Hospital, de Estados Unidos, a causa de una rara cardiopatía congénita: Síndrome de Corazón Izquierdo Hipoplásico (HLHS). Bianca es la primera nena en el país a la que se le realiza este tipo de cirugía reconstructiva. Lo que abrió la puerta a que otros dos caos pudieran ser tratados en norteamérica.

No fue fácil llegar hasta allí. El tratamiento era costoso y la obra social no les ofrecía cobertura fuera del país. Por eso sus padres Nadia y Sebastián se lanzaron en una dura campaña para recaudar los fondos antes de la fecha límite, del 10 de enero de 2018, para realizar el tratamiento. Juntaron mucho gracias a la generosidad de los vecinos de Plottier, pero no alcanzaban los 167 mil dólares que costaba la operación. Pero ese 1 de enero la suerte cambió para alegría de la familia cuando recibieron un llamado sorpresivo del titular del Sindicato de Petroleros Privados.

“Estamos felices, Bianca recibió el regalo de Reyes por adelantado: Una mejor vida. Recibimos un llamado del senador Guillermo Pereyra y nos dijo que nos completaría el 30% que nos faltaba”, escribió Nadia mediante un posteo en sus redes sociales.

A un año de aquel evento, esta semana la familia se reunió con el senador por primera vez, para recordar ese momento. “La solidaridad de los vecinos fue extraordinaria”, valoró Pereyra. Y recordó que fue gracias a ese marco de movilización de todo el pueblo de Plottier que pudo conocer la situación y contactarse con la familia de Bianca, “porque la importancia de un líder social está en la atención a los problemas de la comunidad y en la búsqueda de soluciones. No se trata de prometer sino de gestionar y solucionar”. “Inmediatamente pudimos hacer el aporte para que pudiera viajar y poder hacerle la intervención a Bianca que, como dicen ellos, le devolvió la vida”, agregó.

“Es una felicidad inmensa porque mi hija tenía una expectativa de vida muy corta y ahora la ves correr, jugar, saltar, comer; hace cosas que no podía hacer antes. Empezó a hacer danza y ya bailó en el teatro. Empezó a cumplir sueños que no eran solo de ella sino de toda la familia”, expresó su madre al exponer la nueva realidad que les toca vivir gracias al compromiso de toda una comunidad.

Ahora se aprestan para ir nuevamente a Boston. “Todos sabemos que las obras sociales no cubren tratamientos fuera del ámbito del país, pero estas cosas hay que trabajarlas. Voy a hablar con la gente de la obra social para trabajar en conjunto y no tener que volver a pedir el aporte de los vecinos, sino hacer algo más ordenado para que en el mes de abril pueda viajar otra vez a Estados Unidos”, se comprometió el senador Guillermo Pereyra al finalizar el encuentro.