El próximo 3 de mayo se reunirá el Consejo Directivo de la CGT para tratar de iniciar la normalización y definir a un dirigente en lugar del actual triunvirato que la conduce. Así se definió ayer en el cónclave que los principales dirigentes gremiales de la argentina mantuvieron en la sede del Sindicato de Petróleo y Gas privado en la ciudad de Buenos Aires.

“En ese encuentro se deberá convocar al Congreso de la central obrera y comenzar a definir la renovación de autoridades”, explicó el titular del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, al tiempo que opinó: “Lo que importa es que haya un secretario General en lugar de un triunvirato porque necesitamos una CGT unida”.

En ese sentido el dirigente neuquino reveló que hubo un intenso debate entre diferentes posiciones, incluso hacia algunos dirigentes que priorizaron una postura partidaria en lugar de la unidad sindical. Sin embargo aclaró que hubo consenso en Iniciar una agenda que en el corto plazo logre encauzar el proceso que desemboque en una central obrera unificada.